Buscar
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Retratos Femeninos

Tateli, el maniquí

La subasta comenzará en__ días y __ horas

Precio base: €3,606

IVA: Solo sobre comisión

Fernando Gonzalez Camacho

Dimensiones: sin marco 101 x 81cm

Cuadro en el que el personaje central es una mujer enmarcada en un paisaje. En el tercio bajo de la composición aparece una balda de cristal en la que se asienta el busto de una joven mujer: Se encuentra a la derecha y aunque está de perfil, gira la cabeza y mira fijamente al espectador. Llama la atención el gran turbante blanco que lleva puesto, cayéndole, rebasando y traspasando el cristal, mientras que se extiende en la parte baja a la vez que reposa en un lecho marino entre conchas y caracolas: Destaca la puntilla o encaje que remata los filos. Frente a ella y estática en la repisa de cristal hay colocada una máscara blanca. El fondo, ocupado por los dos tercios restantes muestra un paisaje mágico, onírico, que es la prolongación en la superfície del fondo marino del primer plano. El artista ejecuta esta obra con perfecto dibujo, aplicando un fino trazo y una esmerada pincelada. Con gran sentido de la proporción y equilibrio, aplica una rica paleta cromática en la que resaltan los marrones, verdes y azules aportando a la obra una claridad áurea, aunque es el blanco el que mayor atracción crea con la elaboración del encaje.

Camacho es un fervoroso del arte clásico y académico, representa fielmente los finos efectos poéticos realistas, entendiendo que la pintura debe ser siempre una ilusión grata a los ojos y del alma. Pintor ecléctico que ha logrado una simbiosis entre su paleta personal y lo mejor de varios estilos, aunque sabiendo evolucionar y en una constante investigación del color. Pinta sin prisa. Se recrea en su creación. De sensibilidad refinada y rica, con profundidades a veces muy recónditas como pone de manifiesto en los paisajes de fondo, con un halo de misterio, de surrealismo onírico, que se prolongan en sus obras y añaden al principal motivo de los primeros planos una nueva dimensión. Especializado en la temática de bodegones, en su última etapa se puede deducir una evolución temática hacia un mundo surrealista, introduciendo paisajes, figuras e incluso retratos. Él se define como un pintor sistuado entre el realismo y el hiperrealismo, es decir, entre la pincelada y la plasmación depurada del natural. Tiene un tamaño sin marco de 101cm x 81cm.